Nacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

Entre las razones de la pérdida de terreno del girasol están la caída en el precio internacional y que muchos productores priorizaron la soja por menores costos directos y mayores márgenes bruto.

"La Argentina tenía, hace 14 años, una producción de harina de girasol un 58% más alta que la registrada en 2012 y un coeficiente de exportación (porcentaje que se vende al exterior de la producción nacional total) del orden del 90%, tal como hoy muestra el país líder en producción y exportaciones que es Ucrania". Así lo sostiene un informe elaborado por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), en la que se detalla que además de que hoy la producción es menor que en 1999, de ese menor monto se exporta sólo un 50%.

El retroceso de la Argentina en los mercados internacionales de la harina de girasol obedece a diversos factores. En primer lugar, desde el año 1999 se observa una fuerte caída en la molienda de semilla de girasol y, consecuentemente, en la producción de aceite, pellets (harina) y expeller de girasol, sostiene la BCR. Según datos del Ministerio de Agricultura, en los últimos 14 años la producción de aceite de girasol sufrió una fuerte retracción: se redujo de 2,47 millones de toneladas en 1999 a 1,54 millón de toneladas en 2012, un 37,6%.

Idéntica conclusión puede sacarse para la evolución de la producción argentina de harina de girasol (pellets). En el año 1999, la producción había alcanzado un total de 2,5 millones de toneladas, bajando a 1,6 millón de toneladas en 2012.

Esta caída en la producción fue acompañada por una fuerte desaceleración en las exportaciones de tortas, pellets y harina de girasol. En efecto, en 1999 se exportó un 90% del total producido. Paulatinamente fueron cayendo la producción y las exportaciones hasta llegar a 2012, cuando se vendieron al exterior 803.115 toneladas, es decir, un 50% de lo producido. La caída en las ventas al exterior en este período es de 64,5%.

"Es interesante revisar la información estadística que brindaba en el año 1999 la firma especializada Oil World sobre el mercado mundial de harina de girasol", recomienda la BCR. Allí se observa que la Argentina era, en dicho año, el segundo productor mundial de tortas, pellets y harina de girasol, siendo apenas superada por la Unión Europea, que había producido un total de 2,7 millones de toneladas. "Pero lo más llamativo era que nuestro país ostentaba el primer lugar como exportador de tortas, pellets y harina de girasol, con un total 2,33 millones de toneladas", resalta el informe.

Algunas de las causas que han generado esta reducción en la producción y comercialización externa de harina de girasol en el período considerado fueron las siguientes. Por un lado, en 1998 y 1999 se produjo una fuerte caída en los precios internacionales del aceite y la harina de girasol, producto del aumento en la oferta mundial de aceite de palma. La palma es un cultivo perenne y de importante cosecha en Asia. El aumento en su producción afectó la rentabilidad de los productores de girasol argentinos, desalentando el cultivo en aquellos años.

Además, a partir de la salida de la convertibilidad en 2001, muchos productores priorizaron la soja antes que el girasol por tener menores costos directos y mayores márgenes brutos por hectárea.

Fuente: Ámbito Financiero





Publicaciones


Más información:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.