Nacionales
@saganews
Institucionales Nacionales Internacionales
     

Las buenas cotizaciones internacionales logradas por el maíz en las últimas campañas han estimulado a los productores mundiales a una mayor siembra

En el curso de las últimas diez campañas, la producción mundial de maíz, excluyendo a Estados Unidos, creció de 370,9 millones de toneladas a un proyectado de 606,8 millones para el próximo ciclo, de acuerdo con las estimaciones del Departamento de Agricultura de ese país (USDA).

Esta razón, además de la mala performance de la campaña norteamericana 2012/13, ha sido una de las razones por las que las exportaciones de maíz estadounidense han declinado más de un 50% en relación con el año anterior.

En el curso de las últimas diez campañas, la producción mundial de maíz, excluyendo a Estados Unidos, creció de 370,9 millones de toneladas a un proyectado de 606,8 millones de toneladas para el próximo ciclo, de acuerdo con las estimaciones del Departamento de Agricultura de ese país (USDA).

En el mismo lapso, la producción norteamericana se incrementó solamente un 40%, tomando en cuenta que en esta campaña el USDA pronostica una producción de 359,17 millones de toneladas.

Resulta notable, entonces, que a pesar de continuar liderando con creces la productividad mundial, Estados Unidos va cediendo posiciones que ganan otros países, principalmente Brasil, China, Rusia y Ucrania. Estas naciones crecieron productivamente un 79% comparado con el 40% de Estados Unidos en la última década. Las exportaciones de estas naciones se incrementaron notablemente en este lapso, liderados por Brasil y Ucrania. Estos dos países exportarán conjuntamente 34.5 millones de toneladas en este ciclo 2013/14, superando entonces a las exportaciones norteamericanas por tercera campaña consecutiva.

Por esta razón, en estos días se sigue tan activamente los avatares climáticos de la región del Mar Negro, no sólo por las implicancias que tiene sobre los cultivos de trigo, sino también por lo que significa para la producción regional de maíz.

El martes el USDA informó que la actividad de siembra de maíz en Estados Unidos cubría el 86% del área prevista, comparado con un 71% de la semana anterior y el 90% del promedio de las últimas cinco campañas. Se encuentran emergidos el 54% de los cultivos ya implantados, comparado con un 19% de la semana anterior y el 67% del promedio.

En soja, la siembra cubre al 44% del área a dedicar con este cultivo, comparado con un 24% de la semana anterior y el 61% del promedio histórico. Ya emergieron el 14% de los cultivos, comparado con un 3% de la semana anterior y el 30% del promedio.

En trigo de primavera, la actividad de siembra ya alcanzó el 79%, comparado con un 67% de la semana anterior y el 86% del promedio. Ya se encuentran emergiendo el 42% de los cultivos, comparado con un 22% de la semana anterior y el 66% del promedio.

El diferencial de precios de soja en Chicago entre las cotizaciones de vieja cosecha y la nueva registró nuevos niveles récord en el curso de la semana anterior. Este fenómeno obedece a las fuertes necesidades de mercadería cercana por parte de China, que puede abastecerse desde Estados Unidos, embarcando desde los puertos del Pacífico Norte. Muchos comerciantes chinos no habían fijado aún sus compras en la posición julio de Chicago y se apresuraron a hacerlo, para así poder obtener las cartas de crédito y realizar los embarques. Esta actividad generó fuertes subas en los precios de este mes-contrato, que llegó a ubicarse por encima de los u$s 100 por tonelada en relación con la posición noviembre, que representa la nueva campaña norteamericana.

En general, hay consenso entre los operadores norteamericanos que el área de cultivo de maíz decrecerá en relación con lo estimado por el USDA en su reporte de siembra del mes de marzo. De todas maneras, el mercado también asume que la caída en el área de siembra será compensada por mejores rendimientos en varias regiones del cinturón maicero estadounidense. Es probable que la contingencia de menor superficie de siembra ya se encuentre incorporada en las actuales cotizaciones de Chicago, aunque el mercado se mantendrá sostenido al menos hasta julio, momento en el que se confirmará o no un buen escenario productivo.

Los analistas de commodities del Deutsche Bank proyectan que en Estados Unidos se obtendrán rendimientos de maíz de 9.647 kilos por hectárea, asumiendo que los meteorólogos consultados por estos analista prevén un clima favorable para el desarrollo de los cultivos en los meses de junio, julio y agosto.

En relación con el cultivo de soja, el Deutsche proyecta rendimientos de 2.905 kilos por hectárea y un aumento en el área de cultivo superior a las estimaciones preliminares del USDA. Este escenario resultaría bajista para las cotizaciones, teniendo en cuenta además que existirá una fuerte competencia de soja sudamericana en oferta y un menor interés por parte de China.

Hasta el momento, las condiciones iniciales de siembra en Estados Unidos lucen muy bien, con muy buena humedad que permitirá un buen arranque de los cultivos. Los pronósticos de lluvias hacia agosto en el cinturón maicero y sojero tendrían un impacto favorable en los rendimientos, lo que hace presuponer que las posiciones de Chicago que reflejan la nueva campaña norteamericana de la oleaginosa podrán sufrir bajas adicionales, concretamente a niveles cercanos o por debajo de los u$s 404 por tonelada.

Fuente: Ámbito Financiero





Publicaciones


Más información:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.